Cómo motivarse a uno mismo

“Busca más motivación interna que externa” (recordando una frase de un maestro de la universidad)

En ocasiones todos podemos sentirnos desmotivados. A veces el desánimo puede ser tal, que incluso pensar en hacer cambios positivos parece demasiado difícil.

La clave aquí es empezar haciendo cambios positivos, muy muy pequeños, como pasos de bebé.

Sé que a veces parece imposible. No tienes ganas de hacer nada. He estado allí, y todavía me siento así de vez en cuando. No estas sólo. Aquí te paso algunos tips para salir de ese tipo de situación

1.Una meta a la vez. El sólo hecho de pensar en hacer muchas cosas a la vez, agota nuestra energía y motivación. Este es probablemente uno de los errores que comete más la gente: tratan de hacer demasiadas cosas a la vez. No podemos mantener la energía y la concentración (que son las cosas más importantes para cumplir nuestras metas) si tratas de cumplir con dos o más metas a la vez. No es posible. Lo he intentado varias veces. Tienes que elegir un objetivo, y concentrarte en ese sólo objetivo por completo. En mi experiencia, sé que es difícil. Siempre podrás continuar trabajando en tus otros objetivos, una vez que cumplas con la meta del momento.
2.Encuentra tu inspiración. La inspiración para mí viene de otras personas que han logrado lo que quiero lograr, o que lo están haciendo de momento. Leo otros blogs, libros y revistas. Busco en Google acerca de mis metas y leo historias de éxito. Este blog es un lugar para encontrar inspiración, no sólo para mí sino para mis lectores, los cuales también pueden lograr cosas asombrosas.
3. Emocionarse. Si, ya sé lo que van a pensar, cómo puede ser posible emocionarse por algo cuando estás tan desmotivado?
Bueno, empieza por buscar inspiración (ver el punto de arriba) toma ese entusiasmo y empieza a construir a partir de ahí. He aprendido que para mí, el hecho de hablar con otras personas de mis proyectos y metas, así como leer acerca del tema tanto como sea posible, visualizar cómo sería alcanzar el éxito (viendo los beneficios de cumplir la meta en mi mente) me ayuda a entusiasmarme sobre un objetivo. Una vez que he hecho eso, es sólo cuestión de llevar esa energía hacia adelante y mantenerlo en marcha.
4. Publica tu meta. Imprime tu meta en letras grandes. Escribe tu meta lo más simple posible, como un mantra (“Ejercico 5 minutos diarios”) y pégala en la pared o en el refrigerador. Pon tu meta en tu casa y trabajo. Ponla en el escritorio de tu computadora. Lo que queremos es tener grandes recordatorios acerca de nuestros objetivos para mantenernos enfocados y emocionados. Una foto de tu meta (por ejemplo una modelo delgada) también es de ayuda.
5. Darse cuenta que la motivación va y viene. La motivación no es una cosa constante que siempre está ahí para nosotros. Es algo que va y viene como la marea. Pero hay que darse cuenta de que si bien puede irse, no lo hace de forma permanente. Va a regresar. Sólo aguanta un poco y espera a que la motivación regrese. Mientras tanto, puedes leer acerca de tu objetivo, pedir ayuda, y hacer algunas de las otras cosas mencionadas aquí hasta que tu motivación regrese.
6. Mantente Firme. Hagas lo que hagas, no te rindas. Incluso si no te sientes motivado éste día, o toda la semana, no te rindas. Te lo repito, la motivación va a regresar. Piensa en tu meta como un largo viaje, y tu desmotivación es sólo un pequeño bache en el camino. No te puedes rendir con cada pequeño bache que encuentres. Apégate a tu objetivo con visión a largo plazo y eventualmente lo lograrás.
7. Empieza con poco. Realmente muy poco. Si tienes dificultades para empezar, quizá sea porque estás pensando en grande. Por ejemplo, si quieres empezar a ejercitarte, tal vez estés pensando que tienes que entrenar intensamente 5 días a la semana. No, en lugar de eso, empieza con pequeños pasos de bebé. Empieza haciendo sólo 2 minutos de ejercicio. Aunque suene ridículo, funciona. Comprométete a hacer tan sólo 2 minutos de ejercicio por una semana, Es posible que desees hacer más, pero adhiérete al plan de 2 minutos. Es tan sencillo, que no puedes fallar. Hazlo todos los días a la misma hora. Una vez que has hecho 2 minutos al día durante una semana, aumenta a 5 minutos durante otra semana. En un mes estarás haciendo 15-20. Te quieres empezar a levantar más temprano? No pienses en levantarte a las 5 a.m. En lugar de eso, empieza a levantarte sólo 10 minutos antes de tu hora habitual durante una semana. Eso es todo. A la siguiente semana levántate otros 10 minutos más temprano. Pasos de bebé.
8. Leer diariamente. Cuando pierdo la motivación, leo un libro o blog acerca de mis objetivos, hacer esto, me inspira y revitaliza. Por alguna razón, la lectura ayuda a motivar y centrarse en lo que estás leyendo. Así que ya lo sabes, si puedes, lee sobre tu meta día con día, en especial cuando no te sientas motivado.
9. Pide ayuda cuando tu motivación decaiga. Tienes problemas? Pide ayuda. Envíame un correo. Únete a algún foro online. Pide a un socio que te acompañe. Llama a tu mamá. No importa quién, simplemente hablar sobre tus problemas ayudará. Pídeles consejo. Pídeles que te ayuden a superar tu depresión. Funciona.
10. Piensa en los beneficios, no en las dificultades. Un problema común es que pensamos en lo difícil que algo es. El ejercicio suena tan duro! El simple hecho de pensar en ello te cansa. En lugar de pensar en lo difícil que algo es, piensa en el beneficio que saldrá de ello. Por ejemplo en lugar de pensar en lo agotador que puede ser hacer ejercicio, enfócate en lo bien que te vas a sentir cuando termines, y en lo saludable y delgado que estarás a largo plazo. Pensar en los beneficios, te da energía para cumplir tus metas.
11. Remplaza pensamientos negativos con positivos. Es importante monitorear nuestros pensamientos. Reconocer el diálogo interno negativo, que es realmente lo que nos desmotiva. Toma conciencia de cada pensamiento negativo. Después de algunos días, aplasta a esos pensamientos negativos como insectos y reemplázalos con los pensamientos positivos correspondientes. Aplasta “Esto es muy difícil” y reemplázalo con “Yo puedo lograr esto” Suena ridículo pero realmente funciona.

Este artículo es una adaptación y traducción por Zen Fairy Love del artículo original del blog ZenHabits de Leo Babauta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: